Sonrisas escritas.

blogAnoche revolvía el pasado, que conste: no es una de mis actividades favoritas porque la melancolía y la nostalgia suelen hacer estragos evidentes pero, debía reencontrarlas y saborear el milagro de la amistad aunque fuera en mi memoria.

Anoche reviví uno de los momentos más tensos de mi vida y entonces, necesité una mano amiga, de esas que quedaron lejos, distanciadas por kilómetros; solo aliviados por unas horas de chateo fugitivo o una que otra llamada cuando el saldo alcanza. Anoche las necesité, mis amigas predis.

Entonces pensé en ustedes y lo poco que había escrito de nosotras, Encontré uno de nuestros papelitos, famosos por hacernos reír en plenos turnos de clases, cuántas sonrisas en menos de diez minutos… Aquí les va algo muy especial para ustedes…

Adictas a sonreír, sin importar el momento o el lugar. Chicas algo loquillas incapaces de controlarse ante situaciones graciosas. Amigas por siempre.

Tan diferentes: una atolondrada y botellera por naturaleza, otra con grandes crisis alérgicas cuando se trataba de hacer un trabajo a altas horas de la madrugada, otra con un amplio kilometraje de Bejucal a La Habana y quien les escribe, la artista perfecta, con evidentes dotes histriónicos, capaz de engañar a su profe de agencia solo para demostrar cuan buena era, aunque ahora, él no se cree esa historia.

Un grupo perfecto, si de chucho se trata. Muy practicas en sonreír y, cuando hacerlo facialmente las delataba, pues; a escribir se ha dicho. Libretas incompletas y casi siempre pellizcadas por notas internas. Lapiceros gastados en algo muy diferente a tomar notas de clases.

Eran letricas apuradas, letricas pícaras escritas por manos cómplices. Locas, incapaces de resistirse al chucho “ex profeso”. Ante el mínimo desliz ajeno, desatábamos aquellas “risas escritas que tanto nos complacían”.

Tengo un arsenal de papeles que provocarían algo más que sonrojo. Desde -Chicas atiendan para acá que voy a desconcentrar al profe…. La pobre, él que era imperturbable, ni cuenta se dio de las artimañas de su estudiante de primera fila y después, los chats escritos que la declaraban como la peor en dichas cuestiones.

Hay otros, quizás los que más vergüenza causan………como el que escribió alguien mientras Mary discutía su tesis. Quizás ella no se acuerde o mejor, decida hacerse la desentendida, igual, la prueba está en mis manos.

Por aquel entonces no necesitábamos face, ni gmail, ni yahoo que ahora nos sirven de aliciente ante la distancia. Éramos nosotras contra el mundo, con ganas de ser felices, escapar  y reír.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: